Conéctate

Escribe tu búsqueda...

Medio Ambiente

Cambio climático: ¿Qué futuro nos espera si no hacemos nada?

La crisis climática ya no es una amenaza inminente: ya estamos viviendo las consecuencias de siglos de emisiones de gases de efecto invernadero.

La crisis climática ya no es una amenaza inminente: ya estamos viviendo las consecuencias de siglos de emisiones de gases de efecto invernadero. Pero aún hay margen para luchar por todo esto. La forma en que el mundo decida responder en los próximos años tendrá enormes repercusiones para las generaciones que aún no han nacido.

En mi libro Cómo salvar nuestro planeta, imagino dos visiones diferentes del futuro. Una en la que hacemos muy poco para afrontar el cambio climático, y otra en la que hacemos todo lo posible.

Así sugiere la ciencia que podrían ser esas realidades tan diferentes.

Año 2100: el escenario de pesadilla

El siglo XXI llega a su fin sin que se hayan tomado medidas para evitar el cambio climático. Las temperaturas globales han aumentado más de 4°C. En muchos países, las temperaturas estivales se mantienen persistentemente por encima de los 40°C. Las olas de calor con temperaturas de hasta 50°C se han vuelto comunes en los países tropicales.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Cada verano, los incendios forestales hacen estragos en todos los continentes excepto en la Antártida, generando columnas de humo acre que hacen insoportable respirar al aire libre, provocando una crisis sanitaria anual.

Las temperaturas de los océanos han aumentado drásticamente. Tras repetidos episodios de blanqueamiento, la Gran Barrera de Coral de Australia ha sido oficialmente declarada muerta.

Restos de coral muertos asfixiados por las algas
Los arrecifes de coral tropicales son vulnerables al aumento de las temperaturas oceánicas. Rich Carey / Shutterstock

Las sequías frecuentes y prolongadas asolan vastas regiones de la tierra. Los desiertos del mundo se han expandido, desplazando a muchos millones de personas. Alrededor de 3 500 millones viven en zonas donde la demanda de agua es superior a la disponible.

La contaminación del aire tiene una nueva causa importante fuera de las ciudades atestadas de tráfico: el polvo que se levanta de las tierras de cultivo, ahora estériles.

El océano Ártico está libre de hielo cada verano. Como resultado, las temperaturas medias en el extremo norte han aumentado más de 8°C. Las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida Occidental han comenzado a derretirse, liberando una enorme cantidad de agua dulce en los océanos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

La mayoría de los glaciares de montaña se han derretido completamente. El esquí es ahora un deporte de interior que tiene lugar en enormes pistas artificiales. La mayor parte del hielo de la meseta del Himalaya ha desaparecido, lo que ha reducido los caudales de los ríos Indo, Ganges, Brahmaputra y Yamuna, de los que dependen más de 600 millones de personas para obtener agua.

  Schneider Electric -y otros mil- se asocian para reducir la huella de CO2 en un 50% a 2025

El océano se ha expandido debido al calor. En combinación con el agua procedente del deshielo, el nivel del mar ha subido más de un metro. Muchas ciudades importantes, como Hong Kong, Río de Janeiro y Miami ya están inundadas y son inhabitables. Las Maldivas, las islas Marshall, Tuvalu y muchas otras pequeñas naciones insulares han sido abandonadas.

Muchas zonas costeras y fluviales se inundan regularmente, entre ellas el delta del Nilo, el valle del Rin y Tailandia. Más del 20 % de Bangladesh está permanentemente bajo el agua.

Las tormentas de invierno son más enérgicas y desencadenan más agua, causando cada año daños generalizados por viento e inundaciones.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Los ciclones tropicales se han vuelto más fuertes y afectan a decenas de millones de personas cada año. Los megaciclones, como el tifón Haiyan de 2013, se han vuelto más comunes, con velocidades de viento sostenidas de más de 200 mph.

Los monzones del Sudeste Asiático se han vuelto más intensos e imprevisibles, trayendo demasiada o poca lluvia a cada región, lo que afecta a la vida de más de tres mil millones de personas.

La inseguridad alimentaria y del agua ha aumentado en todo el mundo, amenazando la salud y el bienestar de miles de millones de personas. El calor y la humedad extremos en los trópicos y subtrópicos ha multiplicado por diez el número de días en los que es imposible trabajar al aire libre, reduciendo la productividad agrícola.

  HP anunció metas de acción climática

El clima extremo en regiones templadas como Europa ha hecho que la producción de alimentos sea muy impredecible. La mitad de la tierra dedicada a la agricultura en el pasado es ahora inutilizable, y la capacidad del resto para cultivar alimentos difiere mucho de una temporada a otra. El rendimiento de los cultivos está en sus niveles más bajos desde mediados del siglo XX.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Las poblaciones de peces han colapsado. La acidez del océano ha aumentado en un 125 %. La cadena alimentaria del océano ha colapsado en algunas regiones, ya que los pequeños organismos marinos que forman su base luchan por fabricar conchas de carbonato de calcio y así sobrevivir en las aguas más ácidas.

A pesar de los avances de las ciencias médicas, las muertes por tuberculosis, malaria, cólera, diarrea y enfermedades respiratorias se encuentran en los niveles más altos de la historia de la humanidad. Los fenómenos meteorológicos extremos –desde olas de calor y sequías hasta tormentas e inundaciones– están causando grandes pérdidas de vidas y dejando a millones de personas sin hogar. Las epidemias se han sucedido durante todo el siglo, extendiéndose entre poblaciones asediadas por la pobreza y la vulnerabilidad generalizadas.

Año 2100: la humanidad afronta el reto

Este es el aspecto que podría tener nuestro planeta si hacemos todo lo posible por contener el cambio climático.

Las temperaturas globales aumentaron hasta 1,5°C en 2050 y se mantuvieron así durante el resto del siglo. Los combustibles fósiles han sido sustituidos por energías renovables. Se han plantado más de un billón de árboles, que absorben el dióxido de carbono de la atmósfera. El aire es más limpio que antes de la Revolución Industrial.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Las ciudades se han reestructurado para ofrecer un transporte público totalmente eléctrico y vibrantes espacios verdes. Muchos edificios nuevos tienen un recubrimiento fotoeléctrico que genera energía solar y tejados verdes que refrescan las ciudades, convirtiéndolas en lugares más agradables para vivir.

  Auteco Mobility publicó su Reporte de Sostenibilidad 2020

Los trenes eléctricos de alta velocidad que alcanzan las 300 mph conectan muchas de las principales ciudades del mundo. Los vuelos intercontinentales siguen funcionando, con grandes y eficientes aviones que funcionan con queroseno sintético que se fabrica combinando agua y dióxido de carbono aspirado directamente de la atmósfera.

La vegetación cubre el exterior de un edificio en una ciudad japonesa.
La vida urbana debe ser más verde, con un aire más limpio y un transporte público con cero emisiones de carbono. Yyama / Shutterstock

La dieta mundial se ha alejado de la carne. La eficiencia de la agricultura ha mejorado enormemente durante la transición de la producción de carne a escala industrial al sustento a base de plantas, creando más tierra para resilvicultura y reforestación.

La mitad del planeta se dedica a restaurar la biosfera natural y sus servicios ecológicos. Por otra parte, la energía de fusión se pone por fin en marcha a gran escala para proporcionar energía limpia e ilimitada a los habitantes del siglo XXII.

Dos futuros muy diferentes. El resultado que vivirán sus hijos y nietos depende de las decisiones que se tomen hoy. Afortunadamente, las soluciones que propongo son beneficiosas para todos: reducen las emisiones, mejoran el medio ambiente y hacen que la gente esté más sana y sea más rica en general.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Este artículo está basado en el último libro de Mark Maslin, How to Save Our Planet: The Facts.

Mark Maslin, Professor of Earth System Science, UCL

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Ad
Ad

Te interesa...

Eléctrica

El sitio de Enel-Emgesa permitirá a los clientes visualizar datos de facturación, estadísticas de consumo e Informes del Mercado Energético.

Medio Ambiente

Los generadores de agua de Watergen -donados por la Embajada de Israel en Colombia-, beneficiarán a 1.500 niños.

Solar

Su capacidad instalada es de 2,2 MW, generará 2,98 GWh al año y cubrirá el 10% de la demanda de energía anual de las...

Solar

GreenYellow ayudará a crear un ecosistema en el cual 600 estudiantes contarán con agua potable para sus necesidades básicas.